Logo Empresa

Blog

ES NECESARIO CONOCERLO, DIFUNDIRLO Y DEFENDERLO

24-06-2016 | ecomami.es

  • es-necesario-conocerlo-difundirlo-y-defenderlo-maternidad-paternidad-consciente-informada.jpg
Y como lo prometido es deuda, aquí está el post sobre el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de Leche Materna. Supongo que muchas y muchos lo conoceréis pero otras y otros no tanto. Pues os cuento un poquito....

Este Código deontológico nace en 1981 en el seno de la Asamblea Mundial de la Salud (OMS) y nace con el objetivo de contribuir “a proporcionar a los lactantes una nutrición segura y suficiente, protegiendo y promoviendo la lactancia natural y asegurando el uso correcto de los sucedáneos de la leche materna, cuando éstos sean necesarios, sobre la base de una información adecuada y mediante métodos apropiados de comercialización y distribución.”

Pero este Código no deja de ser tan solo un requisito mínimo para proteger la lactancia materna, pues no es un texto "ideal" ya que nace fruto de intensas negociaciones con la industria.

Hay que resaltar que este Código no aparece por que sí, sino que tiene varios antecedentes importantes que hicieron que desde UNICEF y OMS se decidieran a tomar medidas. Por nombrar alguno, podemos aludir al boicot a Nestlé en los años 70, pues sus políticas comerciales llevaron a la muerte a miles de niños (abro aquí un paréntesis para poner enlace al trailer de la película Tiger, que narra la historia real de un comercial de esta compañía que denunció sus prácticas: https://www.youtube.com/watch?v=rRDouJdzrYk).

El alcance del Código no solo llega a “sucedáneos de la leche materna, incluidas las preparaciones para lactantes” sino que también engloba “otros productos de origen lácteo, alimentos y bebidas, incluidos los alimentos complementarios administrados con biberón, cuando están comercializados o cuando de otro modo se indique que pueden emplearse, con o sin modificación, para sustituir parcial o totalmente a la leche materna; los biberones y tetinas. Se aplica asimismo a la calidad y disponibilidad de los productos antedichos y a la información relacionada con su utilización”.

No pretendo desgranar aquí todos los artículos del Código, solo expondré algunas de las recomendaciones que recoge:

No se podrá utilizar imágenes o textos que puedan idealizar la lactancia artificial

La información debe ser clara y recoger las ventajas y superioridad de la lactancia materna.

Con respecto al etiquetado, poner como “Aviso importante”: afirmación de la superioridad de la lactancia natural, una indicación en la que conste que el producto sólo debe utilizarse si un agente de salud lo considera necesario y previo asesoramiento de éste acerca del modo apropiado de empleo, instrucciones para la preparación apropiada con indicación de los riesgos que una preparación inapropiado puede acarrear para la salud.

Se prohíbe imágenes de lactantes, y otra imagen o texto que idealice su uso, así como términos como “humanizada”, “maternizada” o similar.

En cuanto a la publicidad, está prohibido cualquier acción publicitaria o de promoción.

Y, no debe haber ningún tipo de relación directa o indirecta entre las compañías y las mujeres embarazadas o madres lactantes.

Además, están prohibidas las muestras gratuitas de cualquier producto comprendido en el Código, así como el regalo de utensilios relacionados con la alimentación artificial: biberones, tetinas,...

Está prohibida la promoción y exhibición en centros sanitarios. Los profesionales sanitarios no deberían permitir que las compañías les conviertan en agentes publicitarios de sus productos.

Podríamos continuar la lista pero creo que con estos puntos podemos resumir algunas de las más importantes recomendaciones. Y, ahora la pregunta es, ¿se cumple el Código?

La respuesta es NO. Porque no hay normativas vinculantes (como vimos en post anterior en España el Código se regula en el Real Decreto 867/2008, de 23 de mayo, pero solo de forma parcial). Y a esto hay que sumar los recursos que las grandes compañías tienen para trampear el Código (a veces con descaro).

Estas compañías no solo incumplen el Código sino que incluso llegan a violar el Real Decreto. De esto sabe mucho la abogada Francisca Fernández (www.franciscafernandezguillen.com), que está haciendo una gran labor defendiendo los derechos de madres y bebés, así como denunciando la mala praxis de compañías como Nestlé (es la peor compañía en cantidad y calidad de incumplimiento del Código).

Según Francisca, “es importante que estas compañías se sientan observadas, vigiladas y señaladas” por eso a parte de las denuncias es importante la “movilización social, comunicar estos hechos”.

Si vemos que alguna compañía viola el Código “debemos denunciarlo a las autoridades sanitarias o al Ministerio, porque están encomendadas para velar por cumplimiento del Código” (el cual, y reitero, se incumple de todas las maneras posibles). Cuando hay una violación clara del Código, hay que denunciar. Esta abogada, también a través de la Asociación El parto es nuestro, donde colabora, “facilita formularios, ideas y facilita las denuncias realizadas para que puedan inspirar a nuevas denuncias”. Ejemplo de denuncia llevada a cabo es la realizada por la Plataforma Pro Derechos del Nacimiento contra Nestlé, porque había incumplido el Código, había utilizado imágenes de bebés y no había cumplido con las advertencias legales obligatorias en un anuncio en Youtube. Nestlé lo acabó retirando.

Como ciudadanos y sobre todo como madres y padres, ademas de conocer, difundir y defender el Código, también podemos denunciar cuando veamos comportamientos que lo incumplan. Desde la Ibfan se ha creado una aplicación móvil para poder realizar las denuncias, este es el enlace: http://www.ibfan-icdc.org/index.php/q-e

Y aunque, a pesar de que Código solo son normas deontológicas para llevar a cabo (no como pasa con el Real Decreto al que nos referimos en el post anterior que era de obligado cumplimiento) las pretensiones de las grandes compañías está haciendo que cada vez más colectivos y ciudadanos concienciados y comprometidos con la salud infantil se atrevan a denunciar las malas prácticas.

En otros países ya se han tomado medidas para proteger el Código como adquirir la leche artificial con receta médica (Estado de Nueva York, Irán), prohibir su publicidad (Reino Unido, Papua Nueva Guinea) o mostrar con etiquetas advertencias para la salud (India). Aquí queda mucho por hacer, sí, pero estamos en el camino.

Inserta un comentario

Suscríbase a nuestro boletín
Le mantendremos informado de nuestras últimas novedades ¡¡no lo pase por alto!!.

Este sitio web utiliza cookies para mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando da su consentimiento sobre dicho uso y la aceptación de nuestro aviso legal.