Logo Empresa

Blog

YA NO HAY INSTINTO NI SENTIDO COMÚN. TODO ESTÁ MILIMÉTRICAMENTE MEDIDO Y ORDENADO SEGÚN LAS REGLAS DEL JUEGO.

22-03-2016 | ecomami.es

  • pf-1492508882.jpg
No podía dejar abrir este blog sin hablar de lactancia materna, pero también de nosotras: mujeres, madres y de nuestro empoderamiento.

Cuando experimenté por primera vez el arte del amamantamiento me llené de poder, de energía. Con ella sientes que eres más que un número, que un individuo que se mueve al ritmo de un sistema donde lo importante es lo material, donde el tiempo corre como corre la moneda, donde se prioriza los valores individuales y la independencia, intentando alejarnos cada vez más de nuestro ser colectivo, dependiente y unido a la naturaleza que nos dio la vida. Me sentí más persona que nunca, porque cuando experimentas la biología, lo natural, te sientes poderosa.

Y, entonces pensé… si esto es lo que se siente, ¿por qué ese empeño a lo largo de la historia en desvincularnos de esto que es tan nuestro y tan de nuestros bebés? Supongo que la repuesta es que… por lo mismo que los avatares del mercado y nuestra cultura machista trabaja cada día para quitarnos nuestro poder y hacernos más dependientes del sistema. Y, es que ya no somos protagonistas en los partos, ni en la lactancia, ni en la crianza. Nos han quitado lo mejor que sabíamos hacer, sembrando en nosotras la duda y colocándonos en el lado de la ignorancia. Lo han hecho muy bien… a través del miedo se consigue con éxito y rápido.

Con estas palabras no pretendo otra cosa que hacer un llamamiento a todas las mujeres, para que luchemos unidas por nuestros derechos esenciales. Nos lo ponen difícil, esa es la verdad; pero no vamos a dejar de luchar por eso tan intrínseco a nuestro ser: nuestra feminidad, nuestra maternidad.

Y, lo que más me duele de toda esta batalla, es como dividen a las mujeres, a las madres. Siempre intentando polarizar cada comportamiento con el objetivo de que entre nosotras se creen rencillas, que nos alejemos unas de otras. No hay buenas madres y malas madres. Lo que hay son elecciones. Y lo importante es que estas elecciones sean elecciones informadas. Como madres no podemos tener posturas enfrentadas, no podemos confrontarnos.  Ayuda mutua y respeto.

Solo hay que echar la vista atrás o dejar de mirarnos el ombligo para darnos cuenta de lo que nos han quitado. Ya no hay instinto ni sentido común. Todo está milimétricamente medido y ordenado según las reglas del juego. De nosotras depende.

Inserta un comentario

Suscríbase a nuestro boletín
Le mantendremos informado de nuestras últimas novedades ¡¡no lo pase por alto!!.

Este sitio web utiliza cookies para mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando da su consentimiento sobre dicho uso y la aceptación de nuestro aviso legal.