Logo Empresa

Blog

Donar leche, donar vida.

20-02-2018 | ecomami.es

  • banco-web.jpg
Hablar de Banco de Leche es hablar de vida, más bien, de compartir vida. Primero porque la leche materna es un líquido vivo, y segundo porque a veces el compartir esas gotas... salvan vidas. No voy a hablar de los beneficios de la leche materna, pues son harto conocidos. Solo pretendo visualizar los bancos de leche, aclarar las dudas que hay en torno a este tema y hacer un llamamiento para animar a las madres lactantes a tomar esta decisión. Para ello, he podido visitar las instalaciones del Hospital Costa de la Luz en Huelva y hablar con Rocío Gónzalez Blanco, enfermera de pediatría y fundadora del Banco de Leche en este centro.

 

El Banco de Leche del Hospital Costa de la Luz de Huelva es una apuesta del Instituto Hispalense de Pediatría (IHP) con la colaboración del propio Hospital, ya que éste pone las instalaciones y el IHP es quién costea los materiales que se necesitan para facilitar la donación a las mamás.

 

En el Hospital se registra el perfil de todas las madres donantes. Igualmente tienen un registro de todo lo que se manda, de las temperaturas, quién recoge, quién lleva... Para la conservación de la leche materna tienen un almacén con un congelador a 40 grados bajo cero. Y en cuanto al material que se necesita, tienen biberones esterilizados, sacaleches, neveras y placas de hielo. Con solo eso, ya se puede empezar a guardar la leche materna para ser donada.

 

Rocío González nos cuenta que cuando una mamá quiere ser donante “lo primero que hace es venir a urgencias de pediatría y preguntar por la coordinadora del Banco de Leche. Se le pasa una encuesta sobre hábitos: consumo de tabaco, alcohol, café, enfermedades, serología previa. Luego se le manda una analítica: si tiene compañía de seguro se la hacemos sobre la marcha, si no pues derivamos a su médico de cabecera para que se la haga y nos traiga el resultado. La mamá que no tiene seguro tarda un poco más en iniciar el proceso, pero nosotros ya le damos todos los materiales para que pueda ir sacándose leche si desea”. El material que ceden a cada madre donante consta de una nevera portátil, dos placas de hielo, entre 8-10 biberones, además de un sacaleches manual, si no tiene propio. Asimismo, las que coordinan el Banco de Leche ofrecen a las mamás donantes asesoría de lactancia, pues como incide Rocío, “la donación va de la mano de una lactancia exitosa”.

 

El Hospital Virgen de las Nieves de Granada es el receptor de toda la leche donada en los diferentes bancos de todo el territorio andaluz. Allí se recibe, se pasteuriza y se reparte por los Hospitales que la demandan. Un dato relevante es que solo reciben leche materna los hospitales que poseen banco de leche. Reciben porque dan. Asimismo, es el Hospital Virgen de las Nieves el que da el visto bueno a las analíticas y perfil que se recoge en cada banco de leche para que la madre pase a ser considerada donante.

 

El Banco de Leche del Hospital Costa de la Luz le ofrece a las madres que se interesan por esta opción algunas pautas para una donación correcta: manos limpias, pecho limpio, lavar sacaleches con agua y jabón diariamente y esterilizar cada 2-3 días, cómo guardar y etiquetar los botes...Cuando el Virgen de las Nieves, tiene toda la documentación de la mujer y dice que es apta para la donación le manda a su casa una etiqueta azul que eso implica que esa leche directamente se pasteuriza en Granada, una vez la manda el Costa de la Luz mensualmente.

 

Hay muchas dudas en relación a la donación de leche, y me gustaría referirme a algunas para aclararlas.

En primer lugar, no se recomienda un tiempo concreto de lactancia. Puedes ser donante desde el primer momento (hay madres que incluso donan calostro) o tener tu bebé ya el año de lactancia. Según Rocío, “lo que se recomienda es que la lactancia este bien instaurada”, que la mamá no tenga problemas, pues en esos casos lo importante es primero asesorar y encauzar la lactancia. Por lo tanto, no hay límites en cuanto a la edad del bebé para poder ser donante. Si los hábitos de la madre son las mismos en el primer mes de lactancia que después de un año lactando se puede donar en cualquier momento. “Porque aunque la composición de la leche va variando y es distinta en los primeros meses que al año, sigue siendo leche materna y por lo tanto mucho mejor que la leche artificial”, asegura Rocío. Para prevenir, por ejemplo, una enterocolitis en un bebé siempre es mejor la leche materna independientemente de si es leche de los primeros meses o no. Por lo tanto, el hecho de que los bancos de leche pongan como requisito el tiempo de lactancia es un mito. El único requisito es ser madre lactante. Además de ser madre, hay que cumplir otros requisitos como: no tener VIH, no ser positivo en sífilis, en Hepatitis A, B y C, en meningitis, y en HLTV.

 

Otra pregunta frecuente es el destino de la leche de banco. Rocío nos confirma que toda la leche de banco en Andalucía es para niños graves. “La leche de banco se destina a los grandes prematuros, a los prematuros que tengan algún tipo de patología asociada a la prematuridad, y a bebés nacidos a término pero que nacen con problemas graves, que necesitan una UCI y su madre no puede proporcionarle leche materna”. Un aspecto a tener en cuenta y que consideran importante a la hora de que el bebé reciba leche de banco es la apuesta de la madre por la lactancia. Solo se proporciona leche a bebés cuyas madres no se la pueden proporcionar pero desean lactar. Si la madre va a optar por lactancia artificial, directamente esos bebés son alimentados con fórmula. Como indica Rocío, “no podemos invertir 'oro líquido' en una familia que no va a participar de la lactancia materna”. Y por otro lado, “decir que lo primero es que la mamá se lo pueda proporcionar, en eso es en lo que primero nos empeñamos, pero si le tarda en subir la leche o anímicamente no llega a poder sacarse lo necesario, es por lo que recurrimos al banco de leche. Al menos aquí apoyamos la lactancia y favorecemos el piel con piel y la no separación. Pero la realidad y protocolos de cada centro es diferente”.

Por lo tanto, hoy por hoy, en España, el uso de la leche de bancos es exclusivo para el área de pediatría. En el norte de Europa se están haciendo estudios sobre los beneficios de la leche materna en enfermos oncológicos, sobre todo relacionados con la adaptación a los tratamientos. Pero aquí, como nos cuenta Rocío, “con la poca oferta de leche, las pocas donantes en Andalucía, no podemos coger esa leche para otra cosa que no sea el uso en pediatría. Si en un futuro hubiera un superávit importante de leche materna lo plantearemos como estudio científico, pero esto no es ni mucho menos a corto plazo”.

 

En el caso de Huelva, el Hospital Juan Ramón Jiménez, hospital público de referencia en la provincia, no tiene banco de leche por lo tanto no pueden recibir desde Granada para los niños allí hospitalizados. En toda la provincia onubense solo el Hospital Costa de la Luz puede recibirla puesto que es el único que tiene Banco. Pero como nos adelanta Rocío “el Hospital Juan Ramón Jiménez lo está impulsando gracias a algunos pediatras que también impulsaron este Banco”. También hay Banco de Leche en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, el Hospital Materno Infantil en Málaga, y en Granada, el Virgen de las Nieves que es el referente de todos.

 

Otra de las preocupaciones de las madres y que condicionan a la hora de donar es el tema de la conservación y la cadena de frío. Para la tranquilidad de las madres que se planteen donar, aclaramos que los biberones congelados metidos en nevera con las placas de hielo tardan en torno a las 8 horas en descongelarse, por lo que no hay que preocuparse si vives en una localidad alejada de la capital. Y luego en su recorrido hasta Granada la leche va monitorizada para controlar la temperatura. Por otro lado, también inquieta la cantidad que puedas sacarte para entregar como donación. Con respecto a esto, Rocío es clara, “no importa la cantidad que puedas sacarte. Toda leche es bien recibida, desde 10 ml. a 500 ml.” Lo que sí es necesario es haber empezado el proceso, es decir “si una madre tiene leche que le sobra no puede donarla porque no ha iniciado el proceso, no ha usado material del Banco”. Pero siendo donante, no importa la cantidad que puedas ofrecer o si no puedes donar un mes.

 

El Hospital Costa de la Luz lleva dos años con el Banco de Leche y han pasado en torno a unas 30 madres donantes. La mayoría son mamás que han tenido a su hijo ingresado y han recibido leche, y luego son ellas las que donan. Están haciendo por otros niños lo que otras mamás han hecho por los suyos. Para Rocío “la experiencia es muy bonita. Es un compromiso, pero el hecho de pensar que estás ayudando a esos niños y niñas que lo necesitan, merece la pena”. Terminamos nuestra charla con dos deseos: primero, que pronto podamos hablar del Banco de Leche en el Hospital Juan Ramón Jiménez, porque allí hay muchos peques que lo necesitan. Y, segundo, que haya más madres donantes en nuestra comunidad porque las UCI neonatales de los grandes hospitales están desbordadas y se necesita leche de banco para esas vidas que están empezando a vivir.

 

 

 

 

Suscríbase a nuestro boletín
Le mantendremos informado de nuestras últimas novedades ¡¡no lo pase por alto!!.

Este sitio web utiliza cookies para mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando da su consentimiento sobre dicho uso y la aceptación de nuestro aviso legal.