Logo Empresa

Blog

La historia de la ranita

01-04-2020 | ecomami.es

Nunca había contado la historia de la ranita. El porqué el isotipo de ecomami es representado por este anfibio. Lo cierto es que llegó a mi por casualidad y de la mano de Rafa, el diseñador que había contratado para tal menester, y creo que la historia que lo envuelve hoy más que nunca es digna de ser contada.

Ecomami surge de una necesidad. De la necesidad de proveer de productos de alimentación ecológica y saludable a nuestros hijos e hijas y dar información veraz y fiable a las familias. Hacía mucho tiempo que empezaba junto con un grupo de socios y socias un proyecto cooperativo para el consumo de alimentación ecológica, sostenible, de cercanía y de comercio justo. Siempre me había movido por una forma más consciente de consumir, de vivir, de ser. Aún no abundaba por mi territorio las tiendas ni los lineales especializados en ello, pero ya éramos muchos y muchas las que mediante la cooperación teníamos acceso a estos productos. Cuando fui madre, toda esta apuesta de querer consumir de forma distinta se intensificó. Cuando eres madre lo que quieres es lo mejor para tus hijos e hijas y de ese deseo, nació Ecomami. Al principio solo fue un juego, pero poco a poco fui poniendo el foco, e hice que fuera una realidad. Ecomami nació como tienda online de productos ecológicos para peques acompañada, como no, de una buena información sobre alimentación complementaria, algo que normalmente preocupa mucho a las familias. Cuando hablé por primera vez con Rafa para que me ayudara con el diseño de lo que sería mi imagen gráfica de marca, tenía claro lo que quería trasmitir con el logotipo que me representara: sostenibilidad.

 

Mucha personas al ver mi marca vinculan la ranita con algo infantil, pero nada más lejos de la realidad. La rana va mucho más allá.

 

La rana es el animal que mejor puede representar si un entorno es o no sostenible. Allá donde no haya ranas... mal vamos. Los anfibios son unos excelentes indicadores de la calidad medioambiental, hay fármacos que derivan de las secreciones de su piel, actúan como reguladores tanto al ser presas como depredadores, son esenciales para el equilibrio de nuestro ecosistema y sin embargo muchas especies de estos animales están en peligro de extinción. La historia de la rana me la contó Rafa, buscando ideas que conectaran un buen diseño con lo que yo le había contado que quería transmitir con el logotipo.

Cuando Rafa me contó todo esto, sin duda lo vi claro. Debía ser eso. La historia de la rana me enganchó, me encantó y acepté que empezara a dar forma a ese diseño. El nombre de marca ya estaba claro: ECO, porque nace de ese amor por lo eco- lógico; y MAMI, por que nace de una maternidad consciente.

 

El verde de sostenible, el rosa para darle ese aire de frescura e inocencia infantil.

 

Podrá gustar más o menos, pero para mi cada elección tiene sentido. Hoy os cuento esto, porque más que nunca sueño con un mundo lleno de ranas, un mundo verde y un mundo lleno de frescura, abrazos y amor.

 

El porqué Ecomami dejó de ser tienda online... os lo cuento otro día.

 

 

#ecomamiblog             #soñandoconunmundomejor        #yomequedoencasa

Suscríbase a nuestro boletín
Le mantendremos informado de nuestras últimas novedades ¡¡no lo pase por alto!!.

Este sitio web utiliza cookies para mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando da su consentimiento sobre dicho uso y la aceptación de nuestro aviso legal.